Flower Street Art Project - Violeta Gladstone
1141
post-template-default,single,single-post,postid-1141,single-format-standard,qode-restaurant-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-4.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive
flower-street-art-project-barcelona-flores

Flower Street Art Project

¿No te ponen feliz las flores? Imagina que vas paseando por la calle y ves un precioso ramo en medio de una pared, colgado de una escultura o apoyado en cualquier banco. Eso es precisamente lo que me gustaría compartir con todos vosotros. Quiero un mundo de flores, flores de colores, olores y texturas que saquen la sonrisa hasta a el más apagado. Hace unos meses comencé un proyecto personal con las flores que me sobraban, me imaginé un mundo bonito en el que las esculturas no estaban aburridas y la gente al pasar se alegraba. La primera vez que lo hice me quedé un rato observando las reacciones y fue increíble. La gente paraba y sacaba fotos.

flower-street-art-project-barcelona-door

A lo largo de aquel día, gente que me conoce me mandaba mensajes con fotos y 4 días después el ramo seguía en las esculturas. Todo el mundo lo había respetado. No se me ocurrió poner una tarjeta ni nada porque no se trataba de promocionarme sino de hacer algo de forma altruista.

Todo comenzó el año pasado, la idea rondaba mi cabeza y se lo comenté a una colega florista. Como suele ocurrir, mi mente pasaba de una idea a otra, cada cual más compleja y nunca me atrevía a llevarlo a cabo. Temía que se considerase vandalismo y me comía la cabeza con hacerlo de una forma que no fuese permanente ni dañase las esculturas. Al final, un lunes, después de un evento en el que me sobró flor decidí que no había que complicarse mucho la vida e ir a plantar un simple ramo. Me acompañó mi pareja, mi mayor fan y el que me ayuda a vencer los miedos. Colocamos el ramo entre las dos esculturas de Jardinets de Gracia a las 9:30 de la mañana y nos sentamos a observar. Fueron unos momentos mágicos al ver que que mucha gente sí se alegraba al ver el ramo.

Desde entonces hemos actuado un par de veces más y me encantaría hacer un llamamiento a todxs lxs colegas floristas para que hagamos lo mismo en todas partes. Los vecinos y amigos están muy contentos de que les regalemos flores pero si extendemos eso y llenamos las calles de flores crearemos cultura floral, aparte de mucha alegría.

En Cordoba, en el Festival Flora del que escribí mi experiencia en este blog (aquí), comenté a los compañeros que tenía muchas ganas de hacer esto, unos cuantos me secundaron y aunque aún no he visto otras actuaciones, estoy segura de que si nos apoyamos y lo hacemos todos se nos quitarán los miedos y conseguiremos hacer un mundo más bello.

No somos los únicos, quizás en otro formato, a mayor escala o con planta viva, hay otros floristas haciéndolo por el mundo. Los más conocidos son Lewis Miler Design de Nueva York que comenzaron decorando basuras de la ciudad y ahora puedes encontrarte sus intervenciones en muchas partes, suelen anunciarlo en su cuenta de Instagram. También podemos ver a Catherine Muller sacando fotos de sus ramos en las calles de Paris, desconozco si los deja ahí pero siempre llama la atención. En su último post de Instagram se ve como alguien del equipo lleva una “máscara” de hojas y baila en medio de un parque. La cuestión es crear consciencia. Hace unos días, Rita Flowers, que siempre encuentra artistas florales maravillosos me paso un vídeo de un colectivo llamado Mensajeros Urbanos que habían hecho un vídeo en el que buscaban su particular solución a cubrir los baches de las carreteras plantando flores. En el vídeo se ve como los coches respetan las plantas, un ejemplo más de embellecer el mundo creando consciencia sobre algo.

En este mundo que va tan deprisa, dar a la gente la oportunidad de pararse a mirar algo bello e inusual es un lujo. Si está en nuestras manos hacerlo, ¡vamos a hacerlo!

¿Os animáis? Propongo que usemos el hashtag #flowerstreetartproject para poder hacer seguimiento entre todos.